Skip to content

Estados Unidos prueba con éxito un caza F-16 reconvertido en drone

septiembre 25, 2013
F-16

La Fuerza Aérea de Estados Unidos y Boeing han transformado un F-16 en un drone, un avión controlado desde tierra que probaron con éxito la semana pasada.

Hace un par de meses, la Marina de Estados Unidos nos sorprendía a todos con un vídeo en el que se podía ver a uno de sus drones aterrizar en la cubierta de un portaaviones; un aterrizaje que marcaba el inicio de una nueva era en el uso y despliegue de aeronaves no tripuladas. Los drones se han convertido en una pieza clave dentro del arsenal estadounidense y son múltiples los programas que se desarrollan alrededor de este tipo de aeronaves; de hecho, la Fuerza Aérea se ha propuesto subir el listón y transformar aeronaves convencionales endrones.

Aunque pueda parecer que estemos hablando de la película Stealth (una cinta que, en mi opinión, es mejor olvidar), la Fuerza Aérea de Estados Unidos y Boeing llevan tiempo trabajando en un proyecto para transformar cazas de combate en drones; es decir, transformar un caza convencional en un avión no tripulado que pueda ser guiado por un piloto desde tierra. En cierta forma, el esquema es similar al control de drones como el Predator; sin embargo, el Predator es un drone diseñado específicamente para este fin y un F-16 es un avión diseñado para ser controlado por un piloto sentado la cabina de mandos.

Precisamente, el Lockheed Martin F-16 Fighting Falcon ha sido el modelo de avión elegido para realizar este programa experimental, un caza desarrollado en los años 70 y que sigue estando en activo en la Fuerza Aérea de Estados Unidos o en la de Israel, entre otros operadores.

El vuelo de prueba tuvo lugar la semana pasada en una base de la Fuerza Aérea de Estados Unidos situada en el Estado de Florida y, teóricamente, el objetivo de esta experiencia es desarrollar cazas de entrenamiento que puedan servir para ejercicios de entrenamiento para los pilotos (aunque a primera vista podamos pensar en una flota de aviones de combate que no exponen al piloto a los riesgos del combate aéreo).

Durante el experimento, el avión controlado desde tierra fue capaz de realizar varias maniobras, alcanzar una altitud de 40.000 pies (12,2 kilómetros de altitud) y llegar a una velocidad de Match 1,47 (es decir, unos 1.800 kilómetros por hora). Boeing ha comentado que llegaron a someter al avión a aceleraciones de hasta 7G aunque el objetivo es poder llegar hasta 9G (que es la barrera que, una vez traspasada, puede suponer problemas físicos para un piloto de combate).

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: